EL FUTURO DE LAS GRANJAS AVÍCOLAS ES SOLAR

El autoconsumo energético en la cría de pollos puede garantizar la viabilidad del sector.

En una industria de márgenes estrechos como la ganadería avícola, la reducción del gasto energético no es sólo una cuestión de mayor rendimiento, sino de supervivencia, y es aquí precisamente donde las ventajas de la energía fotovoltaica salen en ayuda del avicultor.

El mayor consumo de electricidad de una granja avícola tiene lugar fundamentalmente en dos aspectos: iluminación y climatización. Para que las aves crezcan de un modo óptimo, la luz, temperatura, humedad y calidad del aire de las instalaciones de cría han de mantenerse estables y controladas a lo largo de todo el año. No es de extrañar, por tanto, que en las granjas de pollos de nuestro país sea el verano la estación que dispare el consumo eléctrico. Las altas temperaturas obligan al avicultor a realizar una mayor inversión en gasto de energía que garantice la salud de sus animales.

La buena noticia es que apostar por el autoconsumo fotovoltaico puede hacer que sea precisamente en este periodo de mayor consumo cuando el avicultor tenga que depender menos de la red eléctrica convencional. La razón radica en que es justo en los meses de verano cuando los paneles solares de una instalación fotovoltaica son capaces de generar mayor cantidad de energía y ofrecérsela a la explotación sin coste alguno. El resultado es un ahorro ostensible en la factura de la luz en el momento en el que más lo necesita la explotación.

placas solares autoconsumo fotovoltaico autoconsumo solar placa solar

Las necesidades de consumo de una explotación avícola de gran tamaño podrían llevar consigo la necesidad de una instalación con un número elevado de placas solares. En este sentido, la construcción habitual de las granjas de pollos, con extensos tejados a dos aguas, brinda una solución óptima. Y es que, de un lado, la amplia superficie del techo de las naves permite instalar un gran número de módulos fotovoltaicos sin ocupar ningún espacio extra en el suelo del recinto de la explotación.

De otro, el peso de los paneles se distribuye de forma equitativa a lo largo de la superficie del techo, de manera que no existe riesgo alguno para la integridad de la estructura. El excelente rendimiento de los paneles solares (en torno a un 80% de la producción hasta en 25 años) y la posibilidad de controlar su rendimiento de forma remota a través de una sencilla aplicación móvil no sólo garantiza el retorno de la inversión en un plazo breve, sino que libera al avicultor de tener que realizar labores de mantenimiento frecuentes que pudieran afectar al normal desarrollo de la producción.

Cambio Energético está comprometida con el desarrollo rural sostenible. Para ello, trabaja día a día en proporcionar soluciones fotovoltaicas durables y eficientes para que el importante paso estratégico que supone la transición a la energía renovable sea sencillo y asequible para todo tipo de explotaciones.

Puede ver un ejemplo de este autoconsumo solar más detalladamente en nuestra galería de instalaciones fotovoltaicas.

Visite www.cambioenergetico.com para obtener más información sobre nuestras soluciones de energía solar aplicadas a la industria.

 

PÍDANOS PRESUPUESTO SIN COMPROMISO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *