¿Qué es un inversor solar? guía práctica para elegir el más adecuado

    Si te hablan de instalaciones fotovoltaicas es probable que la imagen que aparezca en tu cabeza sea de placas solares, el elemento más representativo y que se lleva todo el protagonismo. Sin embargo, hay otro elemento, al menos, igual de importante en nuestra instalación: el inversor fotovoltaico (también conocido como inversor solar o inversor de corriente).

    Si consideras que estamos exagerando, lee atentamente este artículo y podrás comprender por qué decimos lo que decimos. Te acercaremos de manera sencilla y sintética a conocer qué es un inversor solar, cómo funciona y, quizás lo que más te pueda interesar, qué debes tener en cuenta a la hora de elegir el inversor que mejor se adapta a tus necesidades.

    Y para orientarte mejor sobre los inversores que puedes encontrar en el mercado, te recomendamos leer los artículos en los que elaboramos una comparativa de inversores fotovoltaicos para autoconsumo, tanto en instalaciones de autoconsumo para vivienda como en instalaciones de autoconsumo para empresas.

    ¿Qué es un inversor solar y cómo funciona?

    Las placas solares de nuestra vivienda o de nuestra empresa captan la luz del sol y generan energía en forma de corriente continua (DC). Sin embargo, la mayoría de los electrodomésticos y maquinaria que utilizamos en casa o en el trabajo, necesitan una corriente alterna (AC) de 230 o 400 voltios (corriente alterna monofásica o trifásica) para que funcionen. Por tanto, necesitamos un elemento, en este caso, un equipo electrónico, que nos permita transformar la corriente contínua en alterna. Y este elemento es el inversor solar.

    Además de convertir la energía de las placas solares en electricidad para el consumo, el inversor fotovoltaico también contribuye a optimizar la producción de nuestra instalación fotovoltaica, de manera que cada módulo solar funcione al máximo rendimiento. Y esto es así porque el inversor es como el cerebro de la instalación que gestiona el funcionamiento y administra la información que podemos monitorizar.

    inversor SolarEdge instalado por Cambio Energético en un autoconsumo residencial

    Si tienes un sistema de almacenamiento de baterías solares, por ejemplo, estas acumularán la energía de los módulos fotovoltaicos también en forma de corriente continua. Por lo que igualmente necesitaremos del inversor solar para transformar la energía que acumulan las baterías en electricidad apta para el funcionamiento de electrodomésticos y de la mayoría de equipos electrónicos.

    Por esto decimos que el inversor solar es, al menos, igual de importante que las placas, ya que sin él no podríamos hacer funcionar muchos de los aparatos que necesitamos en nuestro día a día en el hogar o la empresa. Y esto debemos tenerlo muy en cuenta a la hora de realizar nuestra instalación fotovoltaica.

    ¿Cuáles son las funciones principales de un inversor solar?

    Las principales funciones de un inversor solar, en base a lo expuesto, son cuatro: convertir la corriente; optimizar la producción de los paneles solares; realizar un seguimiento del funcionamiento del sistema y protección frente a funcionamientos anormales; y funcionamiento constante en diferentes condiciones.

    • Convertir la corriente: Transformar la corriente continua en corriente alterna.
    • Optimizar el sistema: Aumenta la producción de los paneles solares de manera individualizada.
    • Seguimiento y protección: Seguimiento de los rendimientos de la actividad eléctrica y señales indicativas de problema y mecanismos para su protección.
    • Funcionamiento constante: Capacidad para operar en diferentes condiciones de humedad, suciedad atmosférica y temperatura.

    ¿Qué características básicas tiene un inversor fotovoltaico?

    Cualquier inversor fotovoltaico tiene una serie de especificaciones eléctricas entre las que podemos destacar:

    • Tensión nominal: tensión de los terminales de entrada del inversor.
    • Potencia nominal: Potencia que puede suministrar el inversor de forma continuada
    • Capacidad de sobrecarga: Capacidad para suministrar una potencia considerablemente superior a la nominal y el tiempo que puede mantenerla.
    • Tensión de entrada de arranque: Tensión de entrada mínima para que el inversor empiece a verter energía.
    • Tensión máxima del MPP: Tensión máxima de seguimiento de máxima potencia.
    • Tensión mínima del MPP: Tensión mínima de seguimiento de máxima potencia.
    • Corriente máxima de entrada: Corriente máxima a la que puede funcionar el inversor.
    • Eficiencia / rendimiento: Relación porcentual entre las potencias de entrada y salida del inversor (depende de la cantidad de aparatos eléctricos que se alimentan del inversor en relación con su potencia nominal).
    • Rango de tensión de entrada: Máximo voltaje de corriente continua (VDC) admitido por el inversor. Si se supera este, el inversor se rompe.

    ¿Qué tipos de inversores solares existen?

    En la energía fotovoltaica podemos diferenciar los inversores solares en dos grandes tipos: los diseñados para conexión a red (o de autoconsumo) y los fabricados para instalaciones aisladas (con baterías).

    Los inversores solares para autoconsumo recogen la electricidad de los paneles solares y la transforman en un tipo de onda idéntica a la de la red donde se conectan. Así, podemos consumir la energía en la vivienda o empresa y también verterla en la red eléctrica para su venta o compensación. Si el inversor no detecta red, no podrá generar electricidad (sistema conocido como protección anti isla).

    Dentro de esta tipología de inversores, nos encontramos con diferentes opciones:

    Microinversores solares

    Tienen poca potencia y trabajan a nivel de panel individual, es decir, uno instalado en cada placa solar individualmente (o por cada dos).

    Inversor de String

    Conecta en serie los paneles solares, de manera que lo que afecta a uno, afecta a todos. Puede disponer de diversas entradas con MPP para dividir la instalación y hacerla más eficiente.

    Inversor con optimizadores

    Tiene los beneficios de la optimización de potencia del microinversor y la ventaja económica del string

    Inversor solar central

    Para grandes instalaciones (mayores de 100kW). Generalmente cuentan con un único MOO de los módulos fotovoltaicos.

    Inversor híbrido

    Puede conectar directamente los módulos fotovoltaicos, la batería solar y el apoyo de la red, y gestionar la prioridad de cada una. Lleva un cargador de baterías incorporado.

    Los inversores solares para instalaciones aisladas están diseñados para funcionar desconectados de la red eléctrica, a través de un sistema de almacenamiento de energía o baterías solares, donde se acumula la energía generada por los módulos fotovoltaicos. Estos inversores generan su propia red eléctrica con el tipo de onda que permite funcionar a los equipos eléctricos y maquinaria que utilizamos en nuestra vivienda o empresa.

    Para proteger la batería estos inversores están programados para dejar de proporcionar energía que podemos consumir cuando la tensión de la batería es muy baja. De esta manera, se evitan las sobredescargas o descargas profundas que pueden dañar nuestras baterías solares.

    Así que mientras nuestras placas generen energía y tengamos batería, el inversor seguirá proporcionando electricidad.

    También nos encontramos diferentes posibilidades de inversores para instalaciones aisladas.

    Tipos de inversores para instalaciones aisladas de la red

    • Inversor: Convierte la corriente continua de la batería solar en corriente alterna para el consumo.
    • Inversor-cargador: Convierte la corriente continua de la batería solar en corriente alterna, y también la corriente alterna de un generador en corriente continua para cargar la batería.
    • Inversor híbrido: Se trata de inversores 3 en 1: pueden conectar directamente los módulos fotovoltaicos, la batería solar y el equipo eléctrógeno y gestionar la prioridad de cada uno. Lleva un cargador de baterías incorporado.

    ¿Qué debo tener en cuenta para elegir el inversor adecuado?

    Para elegir el inversor fotovoltaico que mejor nos convenga, ya sea para nuestro hogar o para nuestra empresa, debemos tener en cuenta una serie de cuestiones que resumimos a continuación.

    Cálculo de nuestro consumo.

    Para poder calcular el tipo y tamaño de la instalación que queremos, necesitamos saber el consumo que vamos a tener para asegurarnos que contamos con el equipo suficiente para satisfacer dicho consumo.

    Tipo de instalación.

    Por lo visto a lo largo del artículo, otro elemento a atender es si nuestra instalación va a ser de conexión a la red o aislada, ya que en función de esto necesitaremos un tipo de inversor solar u otro.

    Potencia del inversor.

    En base al consumo que vamos a tener, podemos orientarnos para elegir el inversor que tenga la potencia (kW) que necesitamos. Para ello, debemos tener en cuenta la potencia nominal (la que proporciona el inversor en funcionamiento normal), así como la potencia pico (más alta que la nominal, pero durante un espacio corto de tiempo). La potencia que debemos elegir para nuestro inversor, estará determinada por la de la instalación de placas solares, debiendo estar por encima del 75% de la potencia pico instalada en las placas solares.

    Tipo de onda.

    Pudiendo ser senoidal pura, más estable y propicia para el uso de electrodomésticos o la conexión a la red (óptima para el consumo en hogares), o modificada, permitiendo ampliar los aparatos que podemos enchufar, tanto en términos de consumo como de potencia (ideal para bombas de agua o equipos industriales).

    Si dispone de cargador de baterías.

    Dependiendo de si vamos a contar con un sistema de almacenamiento o no, nos puede interesar un modelo u otro de inversor fotovoltaico.

    Eficiencia del inversor.

    Nos referimos a la capacidad de un inversor para convertir la electricidad de los módulos fotovoltaicos en corriente alterna para el consumo. Se mide en porcentaje y cuanto mayor sea este, menos electricidad perderá al realizar la conversión del sistema completo (incluyendo la conmutación, filtros de salida y transformador).

    Comparativa eficiencia de inversores solares fotovoltaicos

    Número de seguidores de punto de máxima potencia (MPPT) que incluye.

    Son los responsables de asegurar que tus series o strings de placas solares funcionen siempre a su máxima eficiencia posible. Si necesitas distribuir tus paneles solares en diferentes ubicaciones, orientaciones o inclinaciones, necesitarás un inversor con más MPPT que si tus placas se encuentran en instaladas de forma homogénea. Además, si dispones de varios seguidores de máxima potencia, puedes reducir los defectos en la producción que algunas placas solares pueden por suciedad o sombras que le afecten.

    Años de garantía del inversor.

    Si bien la vida útil mínima de un inversor suele estar en los 10 años, dependiendo del tipo de instalación que tengas, las condiciones de humedad, temperatura o contacto con otros dispositivos, pueden afectar a esta vida útil. Muchos de los fabricantes ofrecen una garantía de base de 5 o 10 años, pudiendo ampliarse pagando un poco más, hasta los 20 o 25 años. Por lo que la garantía no suele ser tanto el problema, como la solvencia de la empresa que puede no durar tanto como la garantía. Y si no hay empresa, no puede haber garantía.

    Calidad-precio.

    Si tenemos en cuenta que la compra de un inversor es una inversión a medio o largo plazo, no recomendamos tomar como criterio único el precio más barato. Como decíamos, habrá que atender a qué necesitamos para poder comparar entre diferentes fabricantes y elegir el inversor más apropiado, con la calidad suficiente y al mejor precio.

    Soporte técnico.

    Ya sea en tu casa o en tu empresa (a no ser que seas políglota), debes tener en cuenta que el fabricante cuente con soporte técnico en nuestro país y en nuestro idioma, y mejor si cuenta con un instalador de confianza en tu localidad. De esta manera podrás resolver los problemas que puedan surgir de forma clara y lo más rápidamente posible.

    Sistema de monitorización a distancia.

    Nos referimos concretamente a la posibilidad de realizar cambios de parámetros y actualizaciones de forma remota, a través de tu smartphone o de tu ordenador.

    Grado de protección.

    Es importante que el inversor que adquiramos nos sirva tanto para instalaciones de interior y de exterior, asegurándonos que cumple con los requisitos de la certificación IP65, referentes a la protección contra el polvo y el agua. También debemos asegurarnos que dispone de un sistema de protección frente a situaciones de funcionamiento anormales (condiciones anormales en la red eléctrica, como la tensión o la frecuencia; pérdidas en una de las fases; o la parada del inversor solar).

    Disponibilidad de pantalla LCD.

    Que nuestro inversor tenga una pantalla nos permitirá comprobar si nuestra instalación fotovoltaica está funcionando correctamente, identificando en ella las principales funciones del dispositivo. Si bien, los fabricantes están tendiendo a no introducir pantalla y apostar por una comunicación directa del inversor con nuestro móvil u ordenador.

    Si estás pensando en pasarte a la energía fotovoltaica, no lo dudes, contacta con Cambio Energético. Resolveremos todas tus dudas y te asesoraremos sobre sobre el inversor que mejor te convenga, así como de otros componentes que puedan hacerte falta para tu instalación. Trabajamos con las mejores marcas y podemos ofrecerte nuestros servicios en todo el territorio nacional. Tenemos todo lo que necesitas para empezar a ahorrar generando tu propia energía respetuosa con el medioambiente. Y te ofrecemos elaborar un presupuesto sin compromiso, adaptado a tus necesidades.

    Solicita aquí tu presupuesto

    Solicita aquí un presupuesto personalizado sin compromiso. Nuestros técnicos/as especializados se pondrán en contacto contigo.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      ¡Resolvemos tus dudas! Tú Eliges: