En España hay suficientes horas de sol para que merezca la pena instalar placas solares

Hacia un modelo energético descentralizado: el autoconsumo fotovoltaico y las comunidades energéticas frente a los megaproyectos

    Las comunidades energéticas y el autoconsumo fotovoltaico pueden contribuir a construir un modelo energético más descentralizado y, por tanto, más eficiente, sostenible y justo.

    Desde Cambio Energético llevamos trabajando en proyectos de autoconsumo y fotovoltaica aislada desde el año 2009. Esto nos aporta una visión desde dentro de la evolución del sector fotovoltaico, sus tendencias e impactos, tanto sociales y energéticos, como ambientales.

    En este artículo queremos profundizar sobre la necesidad de caminar hacia un modelo energético más descentralizado que evite los conflictos derivados de la implantación de renovables a gran escala. Vamos a ello.

    Impactos de la generación renovable de autoconsumo y de los megaproyectos

    Para ver la importancia de avanzar hacia un modelo energético descentralizado, empecemos por contrastar los impactos de los proyectos de generación renovable de autoconsumo y micro-generación con aquellos que generan los megaproyectos de vertido a red.

    Autoconsumo y micro-generación

    • Aumenta la eficiencia de la red de transporte, evitando pérdidas en el transporte de energía
    • Aumenta la autonomía del usuario, fomentando la participación conviertiendo al usuario en «prosumidor»
    • Impacto Ambiental reducido en su implantación al desarrollarse mayoritariamente en áreas urbanizadas
    • Velocidad de implantación limitada y, por tanto, velocidad de descarbonización limitada
    • Reducción de CO2 limitada a la velocidad de implantación y al potencial de producción de los tejados
    • Aprovechamiento de superficies desaprovechadas

    Megaproyectos

    • Pérdidas energéticas en el transporte y conlleva un sobredimensionamiento de la red
    • Mantiene la dependencia de corporaciones, el usuario es un consumidor.
    • Impacto Ambiental a considerar en cada proyecto
    • Rápida velocidad de implantación y rápido impacto en reducción de emisiones de CO2
    • Rápida velocidad de implantación, potencial limitado únicamente por la capacidad de la red eléctrica
    • Condena de terrenos productivos

    ¿Puede el autoconsumo satisfacer la demanda eléctrica?

    Para seguir analizando el impacto del modelo energético centralizado frente a uno más descentralizado de la mano del autoconsumo y la micro-generación, es necesario hacerse la siguiente pregunta: ¿Puede el autoconsumo por sí solo satisfacer la demanda eléctrica? Analizando los datos que arroja el sector y que varían según las fuentes, podemos afirmar, con cierto margen de error, que:

    • La producción anual del autoconsumo fotovoltaico fue en 2022 de 4564 GWh/año.
    • La potencia instalada en autoconsumo hasta 2022, ascendió a 5,24 GW.

    Con estos datos, tal y como recoge el informe de APPA Renovables, se cubre el 1.8% de la demanda eléctrica nacional. Según la Hoja de ruta para el autoconsumo, el objetivo de autoconsumo para 2030 será de entre 9 y 14 GW, lo que supondría una cobertura de la demanda eléctrica de entre el 3 y el 5%, aproximadamente.

    Sin embargo, desde dentro del sector de autoconsumo algunas voces estiman que según el ritmo de implantación del autoconsumo, sería sencillo duplicar estos datos para 2030 y llegar a un 10% de cuota de autoconsumo en el sistema eléctrico. Un dato, sin duda, insuficiente para reducir por sí solo las emisiones de CO2 ocasionadas por los combustibles fósiles.

    El papel de las comunidades energéticas para avanzar hacia un modelo energético más descentralizado

    Sin embargo, estos números no deben desanimar a los agentes implicados en la descentralización del modelo energético porque este cambio de paradigma conlleva muchas ventajas. Para potenciar la transición se debe encontrar un modelo a medio camino entre los megaproyectos y la micro-generación. Y parte de la solución puede encontrarse en las comunidades energéticas o herramientas similares, que puedan suponer instalaciones de mediano tamaño (entre 1 y 10 MW), que estén cercanas a los puntos de consumo y que representan numerosos beneficios:

    • reducción de pérdidas y sobredimensionamiento de la red de transporte;
    • economía de escala que permite energía asequible;
    • reducción del impacto ambiental por el tamaño medio;
    • además de permitir también la participación ciudadana en un tema tan vital como es la energía.

    ¿Qué se puede hacer para impulsar el autoconsumo y las comunidades energéticas?

    A día de hoy, se pueden hacer muchas cosas todavía para potenciar el autoconsumo y las comunidades energéticas. Veamos cuáles son:

    Compensación de excedentes

    Apostar por el Balance neto, compensación de kWh a KWh que favorezca la producción renovable. Se debe sacar la autogeneración del mercado eléctrico, ya que no puede competir un autoconsumidor con las mismas reglas que los megaproyectos en cuanto al precio del kWh.

    Potenciar los intercambios de energía

    Un modelo energético descentralizado debe potenciar el intercambio de energía. Y, para ello, hay diferentes medidas que se pueden aplicar:

    • Incentivar la cobertura total de los tejados energéticamente viables. Es ineficiente desaprovechar metros cuadrados de tejado correctamente orientados. El enfoque no debe centrarse en el autoconsumo particular, sino en potenciar los intercambios de energía a través de la red entre particulares con múltiples formatos.
    • Habilitar a las comercializadoras y a los usuarios para poder realizar intercambios de energía en múltiples formatos. Actualmente las «baterías virtuales» y «comunidades energéticas virtuales» están limitadas por verse sometidas a la tributación en régimen de donaciones, si se trasfieren los kWh vertidos a terceras personas. 
    • Posibilitar y desarrollar mediante incentivos las baterías colectivas, tanto físicas como mediante intercambios energéticos entre particulares a través de la red. El almacenamiento va a ser fundamental en los próximos años, y un modelo de batería particular e individual tendrá unos costes importantes para el medio ambiente. 

    Agilizar la tramitación

    Otra de las medidas necesarias para avanzar hacia un modelo energético más descentralizado es agilizar los tiempos y los mecanismos de acceso y conexión a red eléctrica en autoconsumos industriales, colectivos y comunidades energéticas.

    Se debe reconocer la función social de estos proyectos y priorizarlos con respecto a los megaproyectos. Actualmente los trámites para un proyecto de 2 MW de autoconsumo pueden ser muy parecidos a los de un proyecto de 20 MW de vertido a red.

    Sustituir subvenciones por incentivos fiscales

    Si, ya sabemos que las ayudas directas son muy jugosas, pero las subvenciones acaban provocando un efecto perverso, con picos altos de ejecución de instalaciones, paradas bruscas a espera de nuevas convocatorias, etc. Puede ser mucho más interesante para el usuario, las empresas instaladoras y la administración, medidas como: reducción del IVA, bonificaciones en el IBI, desgravaciones fiscales, etc

    Adaptación de líneas y centros de transformación

    También las medidas tienen que ver con las distribuidoras.Estas deben realizar las necesarias adaptaciones de líneas y centros de transformación. Cuando las conexiones se realizan en instalaciones de media y alta tensión, el usuario debe cargar con los costes de adaptación de los Centro de Transformación y de las líneas. Y esto dificulta el vertido.

    Mayor flexibilidad para el autoconsumo compartido

    También es importante para caminar hacia un modelo energético más descentralizado, continuar avanzando en medidas que faciliten hacer un autoconsumo compartido. Algunas medidas que se deberían aplicar a este respecto, serían:

    • Aumentar la distancia regulada entre productor y consumidor. Actualmente situada a 2 Km dificulta la consecución de comunidades energéticas y autoconsumos compartidos de tamaño medio.
    • Permitir que los autoconsumos colectivos puedan realizarse a través de un contador existente. Actualmente es necesaria la instalación de un nuevo contador y esto dificulta en muchas ocasiones la conexión a la red eléctrica. Podría hacerse sencillamente a través de un suministro existente.

    También es importante repensar nuestro consumo

    Creemos que el camino para evitar los conflictos que se derivan de la implantación de renovables a gran escala, pasa por favorecer un modelo energético descentralizado de producción.

    A su vez, es importante recordar que la energía más limpia es la no gastada y, por tanto, reducir el consumo debe ser una prioridad en toda estrategia de transición. En el modelo energético actual las medias de impacto de reducción del consumo son fundamentalmente dos: el aumento de la eficiencia energética en los edificios y la reducción del consumo en trasporte, que pasa por un cambio en el modelo de consumo privado, apostando por trasportes colectivos y vehículos de alquiler o compartidos.

    Por todo ello, consideramos que la transición energética es una oportunidad para generar un modelo energético descentralizado, más eficiente y sostenible, basado en la participación más activa de la ciudadanía y en compartir energía.

    Javieir Domínguez Clemente, Director Técnico de Cambio energético

    Javier Domínguez Clemente
    Director Técnico de Cambio energético

    Solicita aquí tu presupuesto

    Solicita aquí un presupuesto personalizado sin compromiso. Nuestros técnicos/as especializados se pondrán en contacto contigo.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      ¡Resolvemos tus dudas! Tú Eliges: