Aerotermia Vs calefacción de gas natural

Aerotermia o calefacción de gas natural: ¿qué sistema te interesa para calentarte este invierno?

    Entre la aerotermia o calefacción de gas natural para calentarte este invierno, la respuesta es clara. Para saberla, sigue leyendo.

    Con un invierno que ya se ve en el horizonte, es tiempo de pensar cómo te vas a calentar cuando llegue el frío. Más aun en un estado de inestabilidad energética constante. Y sí, puede que te vengan a la cabeza sistemas convencionales de combustión, ya sea con leña, gas, gasóleo o pellet. Pero debes saber que hay otros sistemas muy eficientes que te permiten calentarte al tiempo que reduces las emisiones de CO2 a la atmósfera. Hablamos de la aerotermia, capaz de transformar la energía del aire en calor para tu casa o empresa, entre otras funcionalidades.

    En Cambio Energético queremos mantenerte al tanto de las posibilidades que tienes para ahorrar con energía limpia, ya sea para electrificar tu vivienda o empresa, o para climatizarla. Por lo que si tienes alguna duda sobre autoconsumo con energías renovables, contacta con nosotros.

    En este artículo comparamos los sistemas de aerotermia y la calefacción de gas natural. Así sabrás qué opción te conviene para no pasar frío este invierno.

    Aclaremos conceptos

    Antes de empezar a comparar, veamos en qué consiste la calefacción de gas natural y la aerotermia:

    Una calefacción de gas natural funciona quemando el gas en el quemador de la caldera que al calentarse, transforma el vapor en agua que recorre los circuitos que conectan los radiadores o un sistema de suelo radiante, por ejemplo, consiguiendo así calentar el interior.

    Por su parte, la aerotermia es una tecnología que permite aprovechar la energía almacenada en forma de calor en el aire exterior para climatizar tu vivienda o empresa y disponer de agua caliente sanitaria (ACS). Para ello, la unidad exterior absorbe la energía del aire y la envía por un circuito con un refrigerante que cambia de temperatura y estado en varios procesos (gaseoso, líquido, térmico y frío), permitiendo entrar el calor al suelo radiante, radiadores o calentador de agua, por ejemplo.

    Funcionamiento de un sistema de aerotermia

    Términos de la comparativa aerotermia Vs calefacción de gas natural

    Para poder comparar ambas tecnología de calefacción es necesario establecer una serie de criterios. En este caso, hemos seleccionado 7 criterios de comparación:

    1. Eficiencia
    2. Precio por kWh calorífico
    3. Vida útil
    4. Aplicaciones
    5. Seguridad
    6. Mantenimiento
    7. Sostenibilidad ambiental

    Veamos ahora cómo actúa la calefacción de gas natural y la aerotermia en base a estos criterios.

    Eficiencia de la aerotermia frente a la calefacción de gas natural

    Con eficiencia nos referimos a la capacidad que tiene el sistema para generar, en este caso, calor a partir de una determinada fuente de energía. Para ello, hay que tener en cuenta las pérdidas que se dan en la transformación de energía y la relación entre la energía consumida y producida.

    Equipo de aerotermia

    Una calefacción de gas natural funciona mediante combustión. En esta combustión se producen residuos que no se convierten en energía. Antes las calderas podían tener una eficiencia del 90%. Pero la introducción de las calderas de condensación ha mejorado la eficiencia para alcanzar el 109%. Por lo que por cada kWh de gas natural consumido puede producir 1,09kWh caloríficos.

    La aerotermia, por su parte, es una tecnología altamente eficiente. Por cada kW eléctrico que consume la bomba de calor, producirá en torno a 4kW de energía calorífica. Por tanto, hablamos de una eficiencia del 400%.

    Precio por kWh calorífico

    Dado que estamos hablando de sistemas que sirven para calentar nuestra vivienda o empresa, otro criterio fundamental ha de ser cuánto nos cuesta este proceso. Para calcular el precio del kWh calorífico debemos tener en cuenta la cantidad de energía que debemos producir y el coste del kWh de la fuente de energía con la que nutrimos nuestro sistema.

    Pongamos que necesitamos 12kWh caloríficos. Si la eficiencia de la calefacción de gas natural es del 109%, debemos dividir los 12kWh entre 1,09. Esto nos da como resultado que para producir 12kWh caloríficos necesitaremos 11kWh de gas natural. Por su parte, la aerotermia tiene una eficiencia del 400%. Esto quiere decir que para generar los 12kWh caloríficos necesitaremos solo 3kWh de electricidad.

    El otro elemento de cálculo es el precio de esa energía que necesitamos para hacer funcionar nuestro equipo. En este caso, la balanza se inclina hacia el lado del gas natural, con un coste de 0,061€/kWh, por los 0,14€/kWh.

    Hagamos ahora las cuentas del coste del kWh calorífico:

    • Gas Natural: 11kWh x 0,061€/kWh = 0,67 €/hora
    • Aerotermia: 3kWh x 0,14€/kWh = 0,42 €/hora

    Por tanto, a pesar de tener un precio más caro de la energía que necesita para funcionar, al necesitar menos energía, el precio por hora del calor que genera la aerotermia en más barato que el de la calefacción con gas natural.

    Aplicaciones de la aerotermia frente a la calefacción de gas natural

    Tanto en aerotermia como en calefacción de gas natural tienes la posibilidad de utilizarse para la calefacción de tu vivienda o empresa, para calentar el agua o para ambas.

    La diferencia de aplicaciones entre ambos sistemas consiste en que la aerotermia puede servir también para refrescar el ambiente en verano, si instalas una bomba de calor reversible. Esto supone que harás un mayor uso de la aerotermia a lo largo del año, en relación a la calefacción de gas natural.

    Usos de la aerotermia

    Seguridad de la aerotermia en relación a la calefacción de gas natural

    La calefacción de gas natural, como decíamos, funciona por combustión. Y la combustión genera humos que pueden ser perjudiciales para la salud si no se instalan en lugares bien ventilados. También la combustión puede suponer fugas, riesgo de explosión e incendio.

    Por su parte, la aerotermia no funciona por combustión. Esto quiere decir que ni tienes riesgo de asfixia ni de que explote o se queme tu casa o empresa. Algo que sin duda te aportará una mayor seguridad y tranquilidad.

    Mantenimiento

    La combustión vuelve a ser el elemento diferenciador en relación al mantenimiento. Una calefacción de gas produce residuos al quemar el gas que pueden obstruir su salida y obstaculizar su funcionamiento. Por lo que requiere de un mantenimiento más constante que un sistema que no funciona por combustión como la aerotermia, por lo que tampoco será necesaria una chimenea para salida de humos. Para el mantenimiento de un equipo de aerotermia solo necesitarás una limpieza cada varios meses y que tu técnico de confianza lo revise una vez al año.

    Vida útil de los sistemas de aerotermia frente a la calefacción de gas natural

    Una calefacción tradicional de gas natural puede tener una vida útil de aproximadamente 10 años; si bien, con el correcto mantenimiento puede durar más. Una durabilidad que es ampliamente superada por un sistema de aerotermia cuya vida útil puede extenderse en torno a 20 años, incluso más, con el mantenimiento adecuado. La razón principal de esta diferencia es que la calefacción por combustión expone a un mayor estrés a la maquinaria que en el ciclo frigorífico de la aerotermia.

    Sostenibilidad ambiental

    Finalmente, pero no por ello menos importante, hablamos del impacto que tienen estas tecnologías en el medioambiente. La calefacción de gas natural en su proceso de combustión genera emisiones contaminantes de CO2 a la atmósfera que contribuyen al efecto invernadero y al cambio climático.

    Por su parte, la aerotermia no emite en sí misma emisiones y no genera ningún tipo de residuo. Esto no quiere decir que el sistema sea 100% renovable, ya que esto dependerá de la fuente de energía con la que se nutra tu bomba de calor. Pero lo que está claro es que el impacto en el medioambiente es mucho menor el de la aerotermia que el de la calefacción de gas natural.

    Si quieres un sistema 100% renovable, tu mejor opción es combinar aerotermia con la instalación de placas solares. La fotovoltaica contribuye aportando la energía que necesita la aerotermia y esta maximiza el autoconsumo que realizas, aumentando los ahorros y reduciendo el tiempo de amortización de la instalación.

    Resumiendo ¿me interesa un sistema de aerotermia o una calefacción de gas natural?

    Puede que te preguntes ¿y qué pasa con el precio? Esto dependerá mucho del tipo de equipo que necesites y del fabricante por el que apuestes. Pero es cierto que la aerotermia implica una mayor inversión inicial. ¿Qué pasa? Que si tenemos en cuenta la mayor eficiencia que permite que el kW calorífico salga más barato, el doble de vida útil, las mayores necesidades energéticas que es capaz de cubrir, la mayor seguridad que aporta con un menor mantenimiento y la mayor sostenibilidad ambiental del equipo, la mejor inversión para tu presente y futuro energético sería la aerotermia.

    CRITERIOAEROTERMIAGAS NATURAL
    Eficiencia (%)400109
    Precio por kWh calorífico (€/hora)0,420,67
    Vida útil (años)2010
    AplicacionesCalor, frío, ACSCalor, ACS
    SeguridadSin riesgosHumo y riesgo de incendio
    MantenimientoSin residuosCon residuos
    Sostenibilidad ambientalNo emite emisionesEmite CO2

    Como hemos visto, a la hora de invertir en una instalación para la climatización y ACS en tu vivienda o empresa, la mejor opción es la aerotermia. Si quieres saber más sobre estos sistemas o directamente quieres instalarlo o combinarlo con un autoconsumo fotovoltaico, contacta con nosotros.

    Si contratas tu instalación con Cambio Energético, te acompañamos en todo el proceso: desde el estudio previo, el diseño y la instalación, hasta la legalización y la tramitación de la subvención, si la hubiera. Pídenos un presupuesto sin ningún tipo de compromiso. Estaremos encantados de atenderte.

    Solicita aquí tu presupuesto

    Solicita aquí un presupuesto personalizado sin compromiso. Nuestros técnicos/as especializados se pondrán en contacto contigo.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      ¡Resolvemos tus dudas! Tú Eliges: