Tipos de autoconsumo fotovoltaico en una comunidad de vecinos

    Si vives en un edificio o bloque de viviendas y quieres disfrutar de las ventajas de la energía solar, debes saber que existen diferentes tipos de autoconsumo en una comunidad de vecinos.

    Instalar placas solares en tu casa no es solo para unifamiliares o casas de campo. Si vives en un edificio también podrás beneficiarte de la energía solar instalando placas solares en tu comunidad de vecinos. Esto es gracias a que existe una diversidad de modalidades para disfrutar del autoconsumo en una comunidad de vecinos: desde una instalación para ti o para una pequeña parte de la vecindad, hasta instalaciones para todo el vecindario y/o para las zonas comunes, entre otras.

    En Cambio Energético queremos compartir contigo las posibilidades del autoconsumo con energías renovables, vivas donde vivas. Por lo que si quieres empezar a producir tu propia energía limpia, contacta con nosotros.

    En este artículo te ofrecemos todas las posibilidades y tipos de autoconsumo que puedes realizar en una comunidad de vecinos. De esta manera podrás saber cuál te interesa en función de tus circunstancias y la instalación que quieras realizar.

    Tipos de instalaciones de autoconsumo en una comunidad de vecinos

    Vivir en un bloque de viviendas no es impedimento para disfrutar de los beneficios de instalar paneles solares. Dispones de diferentes fórmulas y configuraciones de autoproducción fotovoltaica, en función de elementos cómo: quién utiliza la instalación, quién es la propietaria y la titular, el número de participantes, si se vierte o no a la red, la gestión de excedentes y la red de distribución que se utilice.

    Infografía con los tipos de autoconsumo en bloques de pisos de una comunidad de vecinos

    Veamos brevemente en qué consiste cada una de estas tipologías.

    Autoconsumo en una comunidad de vecinos según el uso de la instalación

    Una primera diferenciación sería: el autoconsumo ¿es solo para ti o una parte de la comunidad de vecinos?, ¿Es para las viviendas de todo el edifico o para la mayoría de ellas?, O bien ¿se trata de una instalación fotovoltaica para los servicios comunes?

    Dependiendo de quiénes utilicen la instalación, distinguimos dos tipos de autoconsumo en una comunidad de vecinos:

    • Si la instalación es para tu vivienda o para las de una parte reducida de la vecindad, hablaríamos de una instalación privada.
    • Por el contrario, si la instalación está diseñada para el disfrute de la mayoría o la totalidad del vecindario y/o está destinada a los servicios comunes del edificio, hablaríamos de una instalación común.

    Autoconsumo en una comunidad de vecinos en función la propiedad de la instalación

    Una cosa es quién se beneficia de la instalación de placas solares y otra quién es la propietaria de la instalación. Si hablamos de la persona o personas que son dueñas de la instalación, podemos distinguir igualmente entre:

    • Propiedad particular: cuando la propiedad de las placas solares es de una o varias personas de la comunidad de vecinos. También cuando la propiedad es de una tercera persona y alquilas la instalación (renting) o te beneficias de la venta de excedentes.
    • Propiedad Comunitaria: Por su parte, entenderíamos que es de propiedad comunitaria si la instalación es del conjunto de la vecindad, rigiéndose por las normas y estatutos de la comunidad de propietarios.

    Autoconsumo en una comunidad de vecinos, según la titularidad de la instalación

    La persona propietaria y la titular suele coincidir la mayor parte de las ocasiones. Tienes una casa que bien disfrutas o bien alquilas. La propiedad y la titularidad son tuyas. Pero imagínate que la vivienda es de tu abuela y como eres su nieto favorito, decide cederte el usufructo; es decir, que te autoriza para gestionarla, ya sea para que te vayas a vivir allí o para que la alquiles. En este caso, la propietaria seguiría siendo tu abuela, pero el titular serías tú.

    Si trasladamos esto a la instalación fotovoltaica, dispones de tres tipos de autoconsumo en una comunidad de vecinos, según la titularidad de la instalación:

    • Hablamos de una instalación particular, cuando la titularidad es de una persona de la comunidad o de un tercero. Aquí incluiríamos el autoconsumo individual y también un autoconsumo colectivo sin compensación y con venta de excedentes.
    • También dispones de la instalación comunitaria cuando la titular de la instalación es la propia comunidad de propietarios. Esta es la fórmula habitual cuando se trata de un autoconsumo colectivo comunitario, con excedentes sujetos a compensación.
    • A diferencia de los tipos de autoconsumo en una comunidad de vecinos, según la propiedad de la instalación, en los tipos referentes a la titularidad encontramos otro tipo más: la instalación solidaria. Esta es de titularidad compartida entre las personas que se benefician de la instalación que son titulares de contratos de luz. En esta modalidad, todas las personas son cotitulares y corresponsables de la instalación de paneles solares. De hecho, esta es la única modalidad que puedes elegir si optas por un autoconsumo colectivo sin excedentes y con compensación.

    En base a los puntos de suministro participantes de la instalación

    Otra tipología de autoconsumo en una comunidad de vecinos es la que diferencia el número de puntos de conexión de suministros que participan de la instalación. Si hay un único punto de suministro, un único contador conectado a la red, hablaríamos de una instalación individual. Pero si sois varias las personas participantes que tenéis contratos de suministro, entonces hablaríamos de una instalación colectiva.

    Si quieres saber más sobre el autoconsumo colectivo, puedes ver nuestro artículo: ¿Cómo se realiza un autoconsumo compartido?

    Autoconsumo en comunidades de vecinos, según se viertan o no excedentes a la red

    Cuando tú y tus vecinos queréis instalar placas solares en el edificio, una de las decisiones a tomar es si queréis enviar la energía que no consumáis en el momento a la red pública, o si preferís no verter esa energía a la red, bien por no tener excedentes o por preferir redistribuirlos en la red interior.

    Si optas por enviar los excedentes a la red, hablaríamos de una instalación con excedentes. Si no lo haces, se trataría de una instalación sin excedentes.

    Autoconsumo en comunidades de vecinos en función de la gestión de excedentes

    En el caso en el que decidas o decidáis verter la energía sobrante a la red, dispondrás de dos modalidades de autoconsumo:

    • Con compensación: Es decir, el excedente fotovoltaico que viertes a la red, se te descontará de la parte del consumo de tu factura de la luz, mediante el mecanismo regulado de compensación simplificada.
    • Venta de excedentes. Si tienes muchos excedentes (muchos, muchos), puedes optar por venderlos en el mercado eléctrico, dándote alta en la actividad económica correspondiente y con las implicaciones fiscales y legales correspondientes. Ya te adelantamos que esta modalidad no es la más habitual, puesto que requiere de tener muchísimos excedentes de producción para que sea rentable y por otro lado lleva aparejado una tramitación bastante farragosa con muchas implicaciones fiscales y legales que no suelen hacer que sea una modalidad aconsejable.

    Si tienes dudas sobre por cuál de estas opciones apostar, puedes leer nuestro artículo: ¿Compensación de excedentes de autoconsumo o venta de energía solar a la red?

    También te puede interesar saber que existen otras fórmulas de compensación que te permiten sacar un mayor rendimiento de tus excedentes fotovoltaicos; este es el caso de la batería virtual.

    Tipos de autoconsumo en comunidad de vecinos según la red de distribución

    Finalmente, también podemos distinguir entre otros dos tipos de autoconsumo en una comunidad de vecinos. Estos dependerán de la red de distribución que utilicen.

    Si no es necesario que utilices la red de distribución externa al edificio para beneficiarte de la energía de los paneles solares, entonces hablaríamos de un autoconsumo con conexión en red interior. Es decir, todo queda en casa. La producción se reparte entre los propios participantes de la instalación, sin necesidad que la energía vaya a la red pública.

    Pero si, por el contrario, es preciso hacer uso de la red de distribución eléctrica externa para que la energía de los paneles solares llegue a las diferentes viviendas participantes, entonces diríamos que el autoconsumo se realiza a través de la red de distribución.

    ¿Qué tipo de autoconsumo colectivo puede darse en una comunidad de vecinos?

    Como hemos visto, dispones diferentes opciones de autoconsumo compartido en una comunidad de vecinos. Por un lado tienes el autoconsumo colectivo sin excedentes a través de red interior y con compensación.

    Por otro lado, dispones de las opciones con excedentes, diferenciando entre si se realiza a través de la red interior o exterior, y de si está sujeto a compensación o se venden los excedentes.

    ¿Qué tipo de autoconsumo colectivo es el más conveniente para una comunidad de vecinos en un bloque de viviendas?

    Para una comunidad de vecinos en un bloque de viviendas existen diferentes posibilidades. Si bien cada instalación es un mundo y hay que estudiarlo con detalle, en términos generales la opción más recomendable para instalar placas solares en un bloque de viviendas suele ser el autoconsumo colectivo con excedentes, en red interior y con compensación simplificada.

    ¿Por qué? Porque al verter la energía a la red no solo se aumenta el rendimiento de la instalación solar sino que también se permite que esos excedentes se compensen en la factura eléctrica a final de mes (o a lo largo de toda la vida en el caso de utilizar una batería virtual).

    A su vez, y a diferencia de la modalidad “sin excedentes”, no necesita que la titularidad de la instalación sea del conjunto de las personas usuarias asociadas, pero permite que la comunidad de vecinos pueda ser la titular de la instalación.

    Y frente a la venta de excedentes, a no ser que tengas una enorme cantidad de ellos, la mejor opción sería la compensación, ya que te permite aumentar el rendimiento de la energía que produces, pero sin necesitar una serie de complejidades y obligaciones legales, administrativas y fiscales.

    Como has podido ver en este artículo, existen diferentes fórmulas de autoconsumo que se adaptan a los diferentes escenarios posibles, para que te puedas beneficiar de la autoproducción de energía solar vivas donde vivas. Si quieres saber más o estás pensando en pasarte al autoconsumo con energías renovables, contacta con nosotros.

    Cuando contratas tu instalación con Cambio Energético, te acompañamos en todo el proceso: desde el estudio previo, el diseño y la instalación, hasta la legalización y la tramitación de la subvención, si la hubiera. Pídenos un presupuesto sin ningún tipo de compromiso. Estaremos encantados de atenderte.

    Solicita aquí tu presupuesto

    Solicita aquí un presupuesto personalizado sin compromiso. Nuestros técnicos/as especializados se pondrán en contacto contigo.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      ¡Resolvemos tus dudas! Tú Eliges: