Medidas energéticas de la Unión Europea frente a la guerra en Ucrania

La guerra obliga a acelerar la transición energética hacia las renovables

    Las nuevas medidas energéticas de la Unión Europea frente a la invasión rusa de Ucrania incluyen: la atención a los precios; el almacenamiento de gas; y la reducción de la dependencia del suministro de Rusia.

    Estaba claro. La nueva realidad geopolítica y del mercado energético obliga a acelerar drásticamente la transición hacia la energía limpia. En los últimos meses, Europa se ha enfrentado a precios de la energía altos y volátiles. Y ahora, con el ataque militar sin precedentes de Rusia contra Ucrania, las preocupaciones por la seguridad del suministro exacerban la situación.

    Proporcionar a las empresas y los hogares energía asequible, segura y limpia requiere una acción decisiva; como también lo hace reducir nuestra dependencia energética de Rusia. Recordemos que actualmente la UE importa el 90% de su consumo de gas; y Rusia proporciona alrededor del 45% de esas importaciones, en niveles variables entre los Estados miembros. A su vez, Rusia representa alrededor del 25% de las importaciones de petróleo y el 45% de las importaciones de carbón.

    Ante esta situación la Comisión Europea ha presentado el plan “REPowerEU: acción conjunta europea para conseguir una energía accesible, segura y sostenible”. Este plan recoge una serie de medidas para: responder al incremento abrupto de los precios energéticos en Europa; y aumentar el almacenamiento de gas para el próximo invierno; al tiempo que se reduce la dependencia de suministro de Rusia.

    En este artículo te presentamos en qué consisten las principales medidas energéticas europeas frente a la invasión rusa de Ucrania.

    Acciones urgentes para mitigar los precios de la energía en Europa

    Como decíamos, un bloque de medidas se destina a paliar los altos precios de la energía para hogares y empresas. Este incluye las siguientes:

    • Mantener bajo control los precios minoristas de la energía a través de la posibilidad de regulación de precios, estableciendo límites temporales para ayudar a proteger a los consumidores y nuestra economía.
    Medidas para mitigar los precios de la energía
    • Orientación sobre medidas fiscales temporales sobre las ganancias extraordinarias y el uso de los ingresos del comercio de emisiones de las grandes eléctricas (conocidos como “beneficios caídos del cielo”). De esta manera, los gobiernos podrán aliviar la presión sobre los consumidores domésticos.
    • Medidas de ayuda estatal, a través de un posible marco temporal para conceder ayudas a empresas que se enfrenten a costes energéticos elevados.
    • Acciones de mercado que evalúen de qué manera se puede mejorar el diseño del mercado eléctrico marginalista. Esperemos que estas acciones vayan, al menos, en la línea de desacoplar del precio mayorista de la electricidad, las cotizaciones del gas natural y los derechos de emisión de CO2.

    Almacenamiento de gas para el próximo invierno

    Además de atender a la situación actual de la energía, es necesario empezar a prepararse para el próximo invierno. Por ello, se ha propuesto lo siguiente:

    Medidas para almacenamiento de gas
    • Que los Estados se hagan con un almacenamiento mínimo de gas, de manera que Europa controle mejor su suministro. Para ello, se ha establecido el objetivo de tener estas reservas subterráneas llenas al 90% para el 1 de octubre. Esto supone designar el almacenamiento de gas como infraestructura crítica y permitir incentivos para la recarga.
    • Apoyar las operaciones coordinadas de recarga de gas; por ejemplo, a través de adquisiciones conjuntas, pedidos de recolección y suministros coincidentes.
    • Continuar con la investigación del comportamiento de los operadores, en particular de Gazprom.

    Medidas para cortar nuestra dependencia del gas ruso

    El tercer bloque de medidas está destinado, como decíamos, a cortar nuestra dependencia de los combustibles fósiles de Rusia. Concretamente, el objetivo es reducir dos terceras partes las importaciones en un solo año, terminando con la sobredependencia de la Unión Europea de un único suministrador. Para ello, se han diseñado las siguientes medidas:

    • Acelerar las energías renovables, minimizando el tiempo de despliegue de proyectos renovables y mejoras de la infraestructura de la red.
    • Descarbonizar la industria, acelerando el cambio a la electrificación y al hidrógeno renovable; y mejorando nuestras capacidades de fabricación con bajas emisiones de carbono.
    • Duplicar la ambición de la UE para que el biometano produzca 35 bcm por año para 2030; en particular a partir de desechos y residuos agrícolas.
    • Diversificar el suministro de gas y trabajar con socios internacionales para alejarse del gas ruso; e invertir en la infraestructura necesaria.
    • Impulsar el hidrógeno a través de desarrollar infraestructura, instalaciones de almacenamiento y puertos. Así se podrá reemplazar la demanda de gas ruso con 10tm adicionales de hidrógeno renovable importado de diversas fuentes; y 5tm adicionales de hidrógeno renovable doméstico.

    La fotovoltaica como elemento clave para la seguridad energética de Europa

    Dentro de las medidas para reducir nuestra dependencia de Rusia y ganar en seguridad energética, Europa destaca la apuesta por las energías renovables, poniendo en el centro tecnologías como la fotovoltaica y la aerotermia. Lo tienen muy claro: “Más paneles solares en los tejados, bombas de calor y ahorro de energía para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles, haciendo que nuestros hogares y edificios sean más eficientes energéticamente”.

    Y esto es algo que te venimos diciendo desde hace tiempo. La tecnología no ha dejado de avanzar, permitiendo actualmente disponer de sistemas energéticos inteligentes, cada vez más integrales y 100% renovables.

    Hablamos de la electrificación de tu sistema energético. Es decir, la energía fotovoltaica te permite encender las luces y hacer funcionar los aparatos eléctricos; pero también te permite climatizar tu vivienda o empresa, si combinas las placas solares con aerotermia; y si te pasas a la movilidad eléctrica, no hay problema, con tus placas solares podrás recargar tu vehículo con energía limpia que tú mismo produces.


    El autoconsumo fotovoltaico es una fuente de ahorro y pieza clave en la transición energética. Pero también lo es en materia de seguridad energética de los estados. En Cambio Energético queremos ayudarte a ganar en seguridad energética al tiempo que reduces tu dependencia de las grandes eléctricas; las cuáles han demostrado no estar a la altura, obteniendo beneficios obscenos de las miserias de la gente. Así que, si tienes alguna duda, contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.

    Solicita aquí tu presupuesto

    Solicita aquí un presupuesto personalizado sin compromiso. Nuestros técnicos/as especializados se pondrán en contacto contigo.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      ¡Resolvemos tus dudas! Tú Eliges: