CÓMO EVALUAR LA CALIDAD DE LAS PLACAS SOLARES – 1ª PARTE

solar panel

El autoconsumo fotovoltaico con paneles solares se extiende como la espuma por nuestro país y, con él, la variedad de modelos de estos dispositivos disponibles en el mercado. Tanto es así, que la decisión de optar por un tipo de panel solar u otro, por una potencia u otra o por una marca u otra comienza a tornarse difícil. Para que no nos perdamos, aquí os damos algunos criterios para que seáis capaces de evaluar la calidad de los paneles solares que os estén vendiendo con sólo mirarlos.

Decidirse a producir la propia energía que uno necesita mediante una instalación de placas solares es siempre una idea fantástica que va a marcar un antes y un después, tanto en el presupuesto que gastas en electricidad como en la huella ecológica que dejas en el planeta. Ahora bien, como ocurre casi siempre, hasta para las buenas ideas es necesario saber elegir y las placas solares no son excepción. A veces, un detalle a priori insignificante puede suponer una diferencia notable en términos de durabilidad o eficiencia de nuestros equipos, por eso es importante saber qué observar. Nosotros te ofrecemos 5 perspectivas distintas. No te pierdas ninguna y estarás en condiciones de valorar si el panel que tienes delante tiene la calidad que necesitas.

Aprende a cómo evaluar la calidad de las placas solares Clic para tuitear

Tipos de células solares

Vaya por delante que, con excepción de algunos desarrollos de última generación poco extendidos aún, la gran mayoría de paneles solares que vas a encontrar en el mercado tienen bastantes cosas en común, desde su tamaño o aspecto general hasta el tipo de materiales con el que están fabricados, fundamentalmente vidrio y silicio. Sin embargo, conviene detenerse en este último elemento, el silicio, porque es en él donde las cosas comienzan a ponerse interesantes. Por qué? Porque es con finas capas de este material purificado como se fabrican las células solares que componen cada panel y porque estas células son las encargadas de convertir la energía de la luz solar en electricidad para nuestro consumo. Vamos, que son la clave de todo panel.

Con esto en mente, encontramos dos tipos de células básicas: células de silicio monocristalino y células de silicio policristalino. Las puedes distinguir fácilmente porque las primeras dan lugar a placas solares de color negro, mientras que las segundas dan al panel un tono más cercano al azul oscuro. ¿En qué se diferencian? Básicamente, en la pureza del silicio con el que están fabricadas. Tal como dan a entender sus nombres, las células monocristalinas se manufacturan a partir de un único cristal de silicio mientras que las policristalinas proceden de varios cristales distintos.

¿Cuál de las dos es mejor? En este caso no se trata tanto de mejor o peor como de cuál puede ajustarse mejor a nuestras necesidades. Las células de silicio monocristalino, al proceder de un único cristal, tienen una mejor alineación de sus átomos, con lo que los paneles fabricados con ellas tienden a ser ligeramente más eficientes (mira la tabla más abajo). Esta es la razón por la que suelen recomendarse para zonas de clima más frío o nuboso. Los paneles solares de silicio policristalino son menos puros y presentan cierta desviación en sus átomos, lo que los hace algo menos eficientes. Sin embargo, soportan mejor las temperaturas elevadas, de manera que suelen recomendarse para áreas de clima más cálido y soleado.

Si das el paso a la energía solar por una cuestión de ahorro, haz tus cálculos teniendo en cuenta que esa pequeña mejora en el rendimiento de las placas solares monocristalinas los hace también un poco más caros. Si el paso lo das porque te preocupa el medioambiente, recuerda que el proceso de fabricación de las células monocristalinas es más lento y requiere mayor gasto de energía.

Una vez hecha la diferenciación básica entre paneles solares de células monocristalinas y células policristalinas, ya si puede uno fijarse en los distintos desarrollos tecnológicos que se han aplicado a ambos tipos, siempre buscando incrementar la eficiencia y la potencia de los paneles. Y aquí es donde comienzan las diferencias importantes, puesto que el incremento de eficiencia se puede conseguir por distintos caminos. Conócelos y compara las ventajas que te ofrecen con el coste que suponen, por supuesto.

Por su creciente popularidad, os planteamos dos de esos desarrollos recientes en la fabricación de paneles solares que están ya a disposición del autoconsumidor: los paneles PERC y los paneles de célula partida.

Paneles PERC (Passivated Emitter Rear Cell)

Una célula convencional, sea mono o policristalina, se compone generalmente de tres capas con propiedades eléctricas distintas: una capa exterior de silicio, denominada emisora y que está en contacto directo con la radiación solar, una capa intermedia (capa base), también de silicio, y una última capa inferior de aluminio BSF (Back Surface Field) que absorbe la radiación infrarroja que ha atravesado las capas anteriores.

La tecnología PERC introduce en sus células fotovoltaicas una lámina adicional entre la capa intermedia y la capa inferior. Esta capa extra es reflectante, de manera que es capaz de evitar que los electrones de luz infrarroja penetren hasta la capa inferior de aluminio, donde se absorberían y se perdería su utilidad. En su lugar, la capa PERC los rebota hacia las capas superiores, generando mayor cantidad de electricidad y, en consecuencia, mayor potencia. PERC es sinónimo de mayor eficiencia, pero también de un precio más elevado que el de un panel estándar.

Paneles de célula partida

Pues sí. Como seguramente ya habrás imaginado, un panel solar de célula partida es un módulo cuyas células solares están partidas -más bien cortadas, con láser- por la mitad. Este tipo de células también representan un número de beneficios que se reflejan en el coste. Entre ellos, una mayor eficiencia que los paneles solares convencionales pero no sólo eso. Al estar cortadas en segmentos más pequeños, las células solares partidas son también menos propensas a sufrir micro-roturas y por tanto son más eficientes más tiempo.

Pensar que con los paneles PERC y los paneles de célula partida se acaba la historia sería, cuando menos, naive, por supuesto. Hay un buen número de otros desarrollos que han hecho su entrada en el mercado con mayor o menor éxito, desde los paneles híbridos a aquellos que incorporan avances propios de cada marca individual de módulos. Es el caso de la tecnología HIT de Panasonic, la serie NeOn de LG o las células Maxeon de SunPower, por poner algunos ejemplos. Si quieres conocerlos mejor, no te pierdas este artículo sobre las nuevas tecnologías de paneles solares.

Es absolutamente necesario apostar por alguna de estas novedosas tecnologías? No tiene por qué serlo. Todo depende de tus prioridades. Un buen sistema de paneles convencionales bien dimensionado puede darte un excelente rendimiento a un coste razonable. Recuerda siempre que tu instalación será más inteligente cuanto más se adapte a tus necesidades de energía.

Elementos de los paneles solares

Digamos que has salido a comprar y estás en un almacén junto a un montón de paneles de diferentes marcas y modelos. Aquí, un simple vistazo puede ofrecernos múltiples ángulos desde los que evaluar la calidad de los módulos que tenemos delante. No hace falta ser ningún experto, sólo estar atento.  

Según su tamaño, los paneles pueden albergar distinto número de células fotovoltaicas: 32, 60, 72, 96… El número en sí no es importante pero sí la uniformidad de las células y el acabado del producto. Tienen las células el mismo color o hay diferencias? Están las células bien alineadas o hay desviaciones? Puede parecer algo insignificante pero la falta de uniformidad del color o de simetría de las células significa que podrías encontrarás diferencias importantes de rendimiento. Si tu instalación se compone de un par de placas solares de 60 células quizá no tengas que preocuparte mucho. Si lo que tienes en mente es una instalación con cientos de paneles de 96 células, quizá sí…

Sigamos mirando. Esta vez al marco, porque también cuenta y mucho. Aunque la mayoría están fabricados en el mismo material -aluminio- siempre será mejor que optemos por una placa solar con un marco firme, no demasiado fino. Un marco muy fino podría no ofrecer suficiente resistencia al viento y provocar así microrroturas en las placas, con las consecuentes pérdidas de rendimiento. Como ves, todo suma.

Demos la vuelta ahora y miremos el panel por detrás, donde podrás ver las cajas de conexiones. Lo importante aquí es que la caja esté bien sellada pero que se pueda abrir. De esta forma, no tendremos problemas para hacer una revisión si hiciera falta o si tenemos que intercambiar diodos.

Algunos conceptos fotovoltaicos técnicos

Cuando te enfrentes a la ficha técnica de un panel solar, es importante que al menos atiendas a dos conceptos que tienen una clara influencia en la calidad final del producto. Se trata del coeficiente de degradación del panel y de su eficiencia.

Coeficiente de degradación de la placa solar

Si has estado a la búsqueda de paneles solares ya lo habrás visto: un buen número de fabricantes ofrecen garantías de producción de un 80% a 25 años. Qué significa esto? Pues que se te garantiza que tu panel funcionará al menos al 80% de su rendimiento durante esas dos décadas y media. La razón de que no se garantice el 100% de la producción es que,  aunque sea una cantidad muy exigua, todo panel solar ve su rendimiento disminuir a medida que discurre su vida útil. Curiosamente, el mayor descenso tiene lugar durante el primer año de funcionamiento.

Con esto en mente, es importante fijarse en el cociente de degradación del panel, que no es más que el porcentaje de rendimiento que el panel irá perdiendo cada año. No te preocupes, por lo general no va a ser nunca más de un 0.7 o 0.8%.

Un panel solar es un producto de excelente calidad-precio Clic para tuitear

Eficiencia de la placa solar

Pese a lo que pueda parecer, no toda la luz solar que incide sobre un panel solar se convierte realmente en electricidad, sino sólo un porcentaje. Lógicamente, cuanto mayor sea este porcentaje de eficiencia, mayor será la potencia del panel y, por tanto su rendimiento, que es lo que al final nos interesa de cara al ahorro en nuestra factura de la luz.

A simple vista, los porcentajes de eficiencia que ofrecen la mayoría de fabricantes pueden parecer insuficientes -no suelen pasar de entre un 15% y un 22% en los mejores casos- pero no te preocupes. A día de hoy, ni siquiera en experimentos de laboratorio ese porcentaje suele superar el 24%.

El largo plazo: Garantías y soporte

Ya hemos visto antes que muchos fabricantes de paneles solares ofrecen garantías que llegan a los 25 años. Claro que tiene cabida preguntarse al oír esto qué tipo de empresa puede realmente ofrecer garantías tan longevas. La respuesta es simple: las más sólidas. Esto, que puede parecer algo lógico, tiene sentido si consideramos el elevado número de fabricantes de todo origen geográfico que han irrumpido en el mercado en los últimos tiempos… y el número de fabricantes que han desaparecido al poco tiempo. Nuestro consejo es que atiendas a la trayectoria del fabricante antes de optar por uno u otro. Algunos, como Canadian Solar o Sharp se han creado una reputación a lo largo de los años y son bien conocidos. Si el fabricante que estás pensando no es de los más conocidos, quizá quieras comprobar si al menos está en la conocida como «Lista Tier 1» de Bloomberg. La lista, de la que también contempla una categoría Tier 2 y Tier 3 no es, en realidad, más que un ranking anual que elabora compañía norteamericana Bloomberg New Energy Finance y que considera simplemente la «salud» en términos financieros de la empresas fotovoltaicas. El ránking no se refiere necesariamente a la calidad de los productos, esto es importante tenerlo en cuenta, pero si de lo que se trata es de saber si puedes confiar en que la empresa esté ahí para ayudarte dentro de 20 años, nunca está de más echar un vistazo a este tipo de indicadores.

En cualquier caso, un indicador mucho más importante que cualquier ranking son las certificaciones de calidad, ya sabes, esa colección de sellos con acrónimos que nadie entiende y que suelen aparecer en el embalaje de los paneles solares. Las certificaciones de calidad proceden de entidades independientes y, dicho de forma simple, nos hablan de los procesos y pruebas por los que han pasado los paneles, testificando así que el producto cumple con todos los requisitos de seguridad y calidad en curso legal. La variedad de certificaciones es amplia, con algunas que han conseguido aceptación universal. Es el caso de las emitidas por la IEC (Comisión Internacional Electrotécnica):

IEC 61215 – Sobre las características mecánicas y eléctricas de paneles solares cristalinos de silicio.

IEC 61730 – Sobre la conformidad con los requerimientos de seguridad para paneles solares.

IEC 61701 – Sobre la resistencia a la corrosión por niebla salina (aconsejable si vas a instalar tus paneles en un lugar de costa)

IEC 62716  Sobre la resistencia a la corrosión por amoniaco (aconsejable si piensas instalar paneles en una explotación ganadera o una granja).

Otras importantes incluyen la certificación CE de la Unión Europea, la NRTL (Estados Unidos y Canadá), la alemana TÜV Rheinland, la japonesa JET, la china CQC o la británica BBA, entre otras. 

Asegúrate también de que tu panel solar lleve el sello WEEE, que acredita que el fabricante cumple con la legislación europea de tratamiento y reciclaje de materiales eléctricos (puedes saber más sobre cómo se reciclan los paneles solares)

Servicio al cliente

Las instalaciones fotovoltaicas de paneles solares son dispositivos de excelente durabilidad y que, al no contar con partes móviles, son poco propensos a dar problemas. Aún así, si vives en España, asegúrate de que adquieres paneles solares de un fabricante que ofrezca soporte en nuestro país -o, al menos, en Europa- y en nuestro idioma. Una vez más, esta puede parecer una cuestión no tan importante que, sin embargo, se convierte en muy importante si, por ejemplo, la actividad de tu empresa va a depender en gran medida de la producción de energía solar que obtengas con tu instalación fotovoltaica. Recuerda que todo el tiempo que pases solventando problemas al teléfono es tiempo no aprovechado por tus paneles.

De un modo muy similar, también querrás que tu marca de paneles solares tenga un instalador de confianza en el área en el que vives. No te engañes, es con el instalador con quien tendrás siempre el primer contacto si surge alguna eventualidad y es éste quien mejor te podrá guiar no sólo ante algún problema, sino también en todo lo referente a cómo aprovechar mejor tu instalación de paneles solares.

Con delegaciones y servicios técnicos distribuidos por todo el país, Cambio Energético es una de las principales empresas españolas de diseño e instalación de proyectos de energías renovables. Diez años de actividad nos avalan como una empresa de confianza con la que cuentan los principales fabricantes de paneles solares e inversores (Canadian Solar, Victron, Fronius, Sharp, SolarEdge, Lorentz, etc.). Si estás pensando en dar el paso a la energía fotovoltaica, contacta con nosotros y te asesoraremos sin ningún compromiso en todo lo referente a tu instalación.

Da el paso a la energía fotovoltaica. Confía en Cambio Energético.

www.cambioenergetico.com

PÍDANOS PRESUPUESTO SIN COMPROMISO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *