Ventanas solares ¿merecen la pena?

    Preguntar cuánto cuestan las ventanas solares sería como empezar la casa por el tejado. Es posible que hayas oído hablar de que las ventanas solares serán la próxima gran novedad en la energía solar. ¿Verdad que sería estupendo mirar por la ventana y saber que están produciendo electricidad en ese momento, mientras disfrutas de la vista?

    Si bien hay empresas como Sharp, EnergyGlass, Physee o Ubiquitous Energy que fabrican ventanas solares, hay muchas preguntas que quedan por resolver: ¿son realmente una opción viable? ¿puedes instalarlos en tu casa? ¿cuánto cuestan?

    Si estás pensando en subirte al tren de esta tecnología, no lo hagas todavía. Actualmente, las ventanas solares aún se encuentran en etapas incipientes de desarrollo. Si bien son una buena propuesta, todavía queda tiempo para que sean comercialmente viables. Y esto es porque debe enfrentar dos grandes retos: una eficiencia todavía muy baja y unos altos costes.

    No obstante, las ventanas solares y otras células solares integradas en el edificio (como las tejas solares) ciertamente representan lo que la energía solar puede llegar a ser, y probablemente será, en el futuro: integración arquitectónica y eficiencia viable.

    En Cambio Energético apostamos por la integración de la instalación en el edificio, no solo por cuestiones estéticas sino también por seguridad de la instalación. Si tienes cualquier duda sobre autoconsumo fotovoltaico, no dejes de contactarnos.

    En este artículo nos asomamos a esta nueva tecnología de ventanas con células solares, que puede suponer una revolución en el futuro del mercado fotovoltaico.

    ¿Qué son las ventanas de células solares?

    El nombre define bastante bien el producto, pues las ventanas solares no dejan de ser ventanas transparentes que además de dar luminosidad al espacio también absorben la luz solar y la convierten en electricidad.

    En este caso, en lugar de usar silicio, que es de un azul profundo y completamente opaco, para recolectar electricidad, como hacen la mayoría de los paneles solares convencionales, las ventanas solares usan algo llamado puntos cuánticos. Básicamente, los puntos cuánticos absorben la luz solar no visible (como los rayos ultravioleta) y luego la dispara hacia las células solares en los lados del cristal de la ventana. Las células solares absorben esa luz y la convierten en electricidad.


    Una forma de integración de la energía fotovoltaica en edificios

    Las ventanas solares formarían parte de la tecnología fotovoltaica integrada en edificios (BIPV por sus siglas en inglés). Y ¿Qué es la BIPV? A diferencia de los sistemas fotovoltaicos convencionales que se suelen instalar en los tejados de las viviendas o empresas, la BIPV integra esta tecnología en el propio proceso de construcción del inmueble.

    Esto supone, por una parte, un proceso de instalación más eficiente que cuando añadimos paneles solares a posteriori. Y al ser incluidos en el propio proceso de construcción del inmueble, por otra parte, permiten una integración mucho más elegante y discreta. En lugar de simplemente atornillarse a la parte superior del techo, BIPV está oculta en el edificio. En algunos casos, puede que ni te des cuenta de que está allí, pero lo está y produciendo electricidad.

    Sin embargo, esta tecnología no deja de tener determinadas consideraciones. Por ejemplo, si como comentábamos, tienen una eficiencia más baja que los paneles solares de silicio convencionales, necesitarás mucha de esta tecnología para que realmente te valga la pena. Por lo que necesitas mucho espacio plano y abierto para instalarlos.

    Los grandes edificios comerciales suelen tener una gran cantidad de espacio abierto y plano que es perfecto para BIPV y empieza a ser algo más común. Sin embargo, todavía no se ha popularizado en el mercado residencial. Las razones principales, además de los problemas de espacio mencionados, serían la baja eficiencia y el precio, como analizaremos más adelante.

    ventana-solar

    ¿Cómo funciona una ventana solar?

    La premisa fundamental de las ventanas de células solares es que debe absorber la luz del sol para convertirla en electricidad, al tiempo que permite que la luz del sol entre por la ventana. Entonces, ¿cómo funciona?

    Un panel solar tradicional estará compuesto por células fotovoltaicas (estas están hechas de materiales semiconductores que están diseñados para absorber la luz solar) que se encargan de absorber la luz solar y convertirla en electricidad para que usar. La forma en que funciona una ventana de células solares es muy similar; pero la tecnología es un poco más avanzada debido a que existe la necesidad de dejar que la luz solar visible entre por la ventana a tu hogar o empresa.

    Una ventana de celda solar podrá aprovechar solo una parte del espectro solar que es invisible a simple vista y luego permitir que la luz visible pase a través de la ventana e ilumine lo que esté al otro lado. Esto se hace utilizando un concentrador solar luminiscente transparente (TLSC por sus siglas en inglés). El TLSC está hecho de sales orgánicas que han sido diseñadas para absorber solo longitudes de onda específicas que no podemos ver.

    Ventajas e inconvenientes de las ventanas solares

    Las ventanas con células solares pueden suponer una mejora en términos de integración arquitectónica y estética del inmueble. Puede ser una alternativa a las instalaciones de paneles solares, muy visibles y no siempre gráciles a la vista, ofreciendo una imagen integrada, como cualquier conjunto de ventanas en un edificio. Esto ayuda a mantener el estilo que buscas en tu casa o empresa; algo que algunas personas consideran una prioridad.

    Sin embargo, presentan los dos grandes inconvenientes que mencionamos desde el principio: la baja eficiencia y el alto precio. Veamos estos dos factores un poco más en detalle.

    Baja eficiencia

    Este tipo de células solares no son tan eficientes como las de un panel solar convencional. Esto se debe a la luz que están dejando pasar y, por tanto, dejan de absorber. Lo que se traduce en una menor eficiencia.

    Los desarrolladores de esta tecnología consideran que a medida que se avance en su producción, deberían ofrecer una eficiencia de casi el 10% (9,8%). Algo que puede no llamar la atención en comparación con la eficiencia de un panel solar convencional (entre el 15% y el 18%) y de uno de alta eficiencia (entre el 19% y el 23%).

    No obstante, el potencial de las ventanas solares se encuentra en su capacidad de integrar un gran número donde antes solo cabían unas pocas placas. Piensa en los grandes edificios acristalados que se están construyendo. Con una instalación convencional, podrías instalar placas solares en lo alto del edificio, con una superficie bastante limitada. Ahora imagínate que todas las ventanas del edificio tuvieran la tecnología fotovoltaica y produjeran electricidad. La diferencia en la posibilidad de la instalación se multiplicaría enormemente. Aunque también lo haría su coste. Lo que nos lleva a hablar del otro gran inconveniente que presentan actualmente las ventanas con células solares: su precio.

    Mayor precio

    Si decides apostar por esta tecnología, debes saber que la inversión inicial será mucho más elevada que con placas solares convencionales. Estamos hablando de diferencias que pueden superar los 1.500 euros por metro cuadrado de instalación, según fabricante.

    También es cierto que, de igual manera que sucede con las placas solares más eficientes del mercado, a medida que pase el tiempo, es probable que el precio disminuya y se vuelvan más asequibles. Pero para esto, como decíamos, todavía falta tiempo, especialmente cuando nos referimos a instalaciones de autoconsumo residencial.

    ¿Merece la pena apostar por ventanas de células solares?

    Si el autoconsumo fotovoltaico es sinónimo de ahorro, lo que buscamos instalando energía fotovoltaica en nuestra vivienda o empresa, además de contribuir a la conservación del planeta y minimizar nuestra dependencia de las eléctricas, es reducir nuestra factura de la luz. Por lo que si buscamos ahorrar, necesitamos una tecnología que nos proporcione la máxima energía al mejor precio.

    Como decíamos, actualmente a las ventanas de células solares todavía les queda recorrido y desarrollo para conseguir que se extienda su uso. La baja eficiencia y el alto coste son dos factores que hacen esta tecnología menos atractiva, especialmente para el ámbito residencial. Pagar más por menos, nunca es buena idea. Con las placas solares convencionales, tenemos una opción mucho más barata que está ampliamente disponible, es segura, conveniente y fácil de instalar.

    Todo apunta a que en un futuro puedan hacerse un hueco importante gracias a la expansión de la integración de la energía fotovoltaica en la construcción de nuevos inmuebles. A esto también ayudará su fomento por las administraciones públicas en el marco de las transición energética. Pero ese tiempo todavía no ha llegado.

    Desde Cambio Energético no nos cansamos de decir que estamos en un momento muy propicio para dar el salto al autoconsumo fotovoltaico. Si bien la tecnología solar continúa evolucionando, dado el contexto actual y especialmente el encarecimiento de la factura de la luz que ha venido de la mano de los nuevos cambios en las tarifas eléctricas realizados por el gobierno, no merece la pena esperar. Hoy día se cuenta con tecnología muy eficiente que te permite empezar a ahorrar con energía limpia sin tener que esperar a nuevos avances.

    Te invitamos a que si tienes alguna duda a este respecto, nos contactes directamente a través de nuestra web o en el 927 500 162. Podemos asesorarte gratuitamente sobre todo lo que necesites saber sobre energía solar. Te ofrecemos un presupuesto sin compromiso que incluya un estudio previo de la instalación que mejor te puede convenir. Y podemos atenderte en todo el territorio nacional.

    Si piensas en autoconsumo fotovoltaico, piensa en Cambio Energético.

    Solicita aquí tu presupuesto

    Solicita aquí un presupuesto personalizado sin compromiso. Nuestros técnicos/as especializados se pondrán en contacto contigo.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      ¡Resolvemos tus dudas! Tú Eliges: